CORAZÓN DE ESCARCHA
Chilote Campos
(1941)

Corazón de escarcha se fue de la estancia,

fría la mirada, frío el corazón;

toda la peonada sintió al ovejero,

al que más quería la hija del patrón.

 

Niña tan bonita como las estrellas,

sólo en los jardines se pudo encontrar;

sus antepasados, los viejos loberos,

mecieron su cuna, la luna y el mar.

 

Sólo por quererla, sólo por mirarla,

lo echó una mañana furioso el patrón;

un pobre ovejero, ¿cómo iba a fijarse

en hija tan linda un mísero peón?

 

Por el ventisquero, por Tierra del Fuego,

corazón de escarcha solo se perdió;

fue a buscar el oro en penosa marcha

y oro a manos llenas escarcha encontró.

 

Pero el panteonero y los tiempos malos

cambiaron la suerte del viejo patrón,

y al rancho de escarcha llegó una mañana

con su hija pidiendo ”¡amparo, por Dios!”

 

Y bajo ese rancho del noble ovejero

donde tanto tiempo reinaba el dolor,

al fuego de un beso se unieron dos almas,

y bajo la nieve cantan al amor.

 

Sólo por quererla, sólo por mirarla,

lo echó una mañana furioso el patrón;

un pobre ovejero, ¿cómo iba a fijarse

en hija tan linda un mísero peón?