JUAN MARINO: EL SINIESTRO DOCTOR MORTIS

VIDEO

ESCUCHALO POR RADIO CANCIONERO DE LA PATAGONIA

 

El personaje del Siniestro Doctor Mortis fue creado por el guionista Chileno Juan Marino Cabello. Fue en Punta Arenas, primero en la Radio ejército, en forma de un radioteatro que se transmitió luego exitosamente en diferentes emisoras Chilenas entre 1945 y 1982. Simultáneamente el personaje se volcaría a las páginas de comic y obtendría su propio programa de televisión entre 1971 y 1973, a través de las pantallas de Canal 13. Se editaron varios longplay con episodios de la serie radial, e incluso un disco de música tropical. En 1973 la Editorial del Pacífico publicó tres libros de cuentos con las Memorias del Dr. Mortis escritos siempre por Juan Marino.

Marino fue actor, prolífico guionista, un gran melómano y músico profesional, trombonista, contrabajista y baterista ocasional (por lo menos hasta 1960). Autor de letras de canciones, integró varias agrupaciones locales y hasta dirigió orquestas en Santiago, Punta Arenas y Comodoro Rivadavia (Argentina)

Juan Marino falleció en Trelew, Argentina el 12 de junio de 2007 dejandonos un legado que puede leerse en las centenares de paginas de historietas que escribió (Mawa, La Legión Blanca, El Jinete Fantasma, El Sinistro Dr. Mortis) y en los relatos radiales que iniciara por alla por 1945. Tras su desaparición nos lega una vasta producciòn que lo trasciende y nos enorgullece.

*******************************************************

Extracto de la inédita entrevista que realizaran, por correo electrónico a Juan Marino, la periodista Paula Swaneck y el realizador audiovisual Pablo Pinto. http://www.ergocomics.cl/sitio/index.php?idele=20040407224816

Juan Marino es todo un personaje. Nació en Punta Arenas, Chile, el 7 de septiembre de 1920. Cosme Marino Stornaiolo y Amelia Cabello Ríos (italiano y argentina, respectivamente) fueron sus padres. Gaspar, Antonio, Cosme (argentinos los tres) y Rafael (italiano) fueron sus hermanos. Marino es actor, prolífico guionista, un gran melómano y músico profesional, trombonista, contrabajista y baterista ocasional (por lo menos hasta 1960). Ha sido autor de letras de canciones, integró varias agrupaciones locales y hasta dirigió orquestas en Santiago, Punta Arenas y Comodoro Rivadavia (Argentina). Entre sus múltiples actividades, trabajó en el Banco de Crédito e Inversiones y en ENAP. En Comodoro Rivadavia fue empleado de Vialidad Nacional, al tiempo que hacía radio. Dirigió y animó programas como Patio Chileno, Ritmo de Tango y Jazz en el Tiempo. Fue ayudante de contador público y está a punto de editar el libro Guía de la música popular en Chile (1800-1980). ¿Les parece suficiente? Como si esto fuese poco, aún hay muchos aspectos de su vida que nos son desconocidos, lo que lo convierte en parte del mito que rodea a una de las creaciones más destacadas de su carrera: El Siniestro Doctor Mortis. A continuación, les entregamos un extracto de la inédita entrevista que realizaran, por correo electrónico a Juan Marino, la periodista Paula Swaneck y el realizador audiovisual Pablo Pinto. Ambos trabajan, por estos días, en la realización de un documental in profundis sobre la vida y obra de Marino, que espera ver la luz durante el 2004. Agradecemos a Paula y Pablo su gentileza en ceder a Ergocomics esta entrevista.

LOS ORÍGENES


E: Háblenos de su infancia, su familia, del barrio, del colegio

M: Mi infancia fue feliz. Hasta los 5 años de edad, en Punta Arenas, y hasta los 11, en Puerto Natales. Mis juegos eran los de todo niño de esa edad, excepto que en esas regiones, en invierno, el trineo era el juguete preferido. Mi padre era propietario de una gran tienda, Blanco y Negro, que existió hasta hace pocos años en Punta Arenas. Luego, al radicarse en Puerto Natales, continuó con el mismo comercio. Mi madre fue una de las fundadoras de la Cruz Roja de Puerto Natales y su nombre está inscrito en una placa en dicho establecimiento. Me eduqué en el Colegio Don Bosco (o José Dagnano) de Puerto Natales, continuando después de 1931 en el Liceo Gratitud Nacional, hoy Juan Bosco, de Santiago, hasta cursar sexto año de humanidades. Estuve en otros establecimientos de Santiago, como la Scuola Italiana Vittorio Montiglio y un año de comercio en el Instituto Superior de Comercio, de Santiago.

E: ¿Cuáles son sus primeros recuerdos radiales en su infancia?

M: En mi infancia no se escuchaba radio ni en Punta Arenas ni en Puerto Natales. La primera radio llegó a Natales en 1930. Las primeras músicas las escuchaba de los discos que existían en casa y que yo solía tocar en el gran gramófono, el que al sobrepasarme en altura, me obligaba a subir a una silla, para colocar el disco y hacerlo funcionar. Mucha de esa música que escuché a los 5 y más años de edad, la toco ahora en mis programas radiales actuales. Mis recuerdos musicales giran en torno a la música clásica y operática, y también alguna música popular seleccionada.

E: ¿Cuándo comienza a escribir a guiones? ¿Por qué elige el género del terror?

M: Comencé a escribir historietas y guiones para radio emisoras en 1945 y, si bien elegí como rutina el género del terror, no descuidé la comedia, el drama y lo cómico. La elección del terror, proviene sin duda del placer de leer libros del género. Si bien es cierto que El Siniestro Dr. Mortis es lo básico, no debemos olvidar mis historietas de Jungla y El Jinete Fantasma, que obtuvieron tan buena acogida como El Doctor.

¿EL SINIESTRO DR. KARLOFF?

E: ¿Cómo nace el Dr. Mortis?

M: El nacimiento del Siniestro Dr. Mortis ocurre en Punta Arenas en 1945, luego de haber escuchado por onda corta radial a Boris Karloff (William Prats) relatar desde la BBC de Londres cuentos terroríficos. El no empleaba actores, ni sonido, ni música, simplemente era su voz. Yo pensé que agregándole actores, sonido y música, más una risa adecuada (muy difícil de ser imitada por lo demás), el libreto sería más atractivo y así sucedió. E: ¿Quiénes conformaban el primer elenco? M: El primer elenco de 1945/6 estaba conformado por los hermanos Adolfo y Enrique Wegman, Vicente Miranda, María E. Bukovic, Eduvina Korn y otros que no recuerdo.

E: Háblenos de su paso por Radio Polar de Punta Arenas M: Mi paso por Radio Polar fue corto. Actué ahí en un programa llamado Mateo Copuchavic, haciendo de un italiano, Cayetano Gambetta Garibaldi, personaje que más tarde también encarnaría en Santiago, en el famoso programa Residencial La Pichanga. Lo que usted desea saber sin duda, es mi labor en Radio Ejército de Punta Arenas, en la que fui Jefe de Programas y donde se inició El Siniestro Dr. Mortis. Esto sucedió a fines de 1945 y/o comienzos de 1946. Otras emisoras, como radio Magallanes, transmitieron El Mortis y el primer elenco cuenta con Alfonso Jonquera, Marcela Fuentes, su esposa, Alfredo Rojas, Ruth Baltra, Ricardo Moller y otros que ya no recuerdo. En 1956, pasé a otras emisoras y sucesivamente a casi todas las de Santiago, que contaron alguna vez con Mortis en sus programaciones; en ocasiones dos emisoras simultáneamente. También en emisoras desde Valparaíso hasta Cauquenes, cuando se montó Qué noche de terror, obra de teatro de gran suceso en 1958.

E: ¿Por qué se viene a Santiago? M: Hay dos recaladas en Santiago. 1931 y 1954. Mis padres habían decidido radicarse en Santiago y mi madre abrió la marcha en 1931, llevándome con ella. En esa época, Santiago era una bella ciudad de un millón o poco más de habitantes; ciudad muy culta, pocos automóviles; varios recorridos de tranvías y góndolas (así se les llamaba a los buses). Mi segunda recalada, la de 1954, la hice con mi esposa doña Eva Martinic Matulich y nuestra hija, Elena. En Santiago nacería nuestro hijo Mauricio. Ya este Santiago, si bien conservaba mucho el aspecto de pueblo, en lugar de una gran ciudad, ya no era aquella de los años 30. Había varias emisoras de radio; gran movimiento teatral y musical. Por entonces, inicié mis programas musicales en Santiago, algunos radioteatros para terceros y por supuesto la reiniciación de Mortis. En Chile no existía ningún radioteatro de terror, de manera que lo que inicié fue muy bien acogido, con excelente audiencia. La primera radio que lo trasmitió en este período, fue Radio Nacional, ubicada en la calle San Diego, al lado del Teatro Cariola..

E: ¿Tiene algún contacto en las radios de Santiago cuando se viene? M: Al regresar a Santiago en 1954, venía recomendado a César Enrique Rosel, director-propietario de La Residencial La Pichanga, en la que entré en 1955 para hacer el Audaz Italiano, como dije antes. Después di a conocer otros trabajos míos y así comenzó mi carrera en la capital.

E: ¿Con qué tipo de tecnología se contaba en ese entonces para hacer los efectos de sonido y grabar?

M: En esos años de 1955 en adelante, la tecnología radial era bastante precaria, en especial en emisoras de segunda clase. Como en los comienzos transmitíamos directamente al aire el programa Mortis, los sonidos debían efectuarse en el mismo momento de la emisión, que no se grababa por no existir cintas magnetofónicas, por ejemplo en Radio Nacional (propiedad de Luis Humberto Sorrel). Entonces, aparte de un sonidista de estudio (otros sonidos se hacían con discos de 78 rpm), cada actor debía hacer sus propios pasos, golpes de lucha, etc. Recién comencé a grabar en 1957, en rollos de cobre magnetizado, sistema engorroso que duró muy poco, siendo reemplazado por la cinta magnetofónica primitiva.

E: ¿En qué año pasa a Radio del Pacífico? M: En Radio del Pacífico estuve como director artístico tres años, transmitiendo, por supuesto, entre otros radioteatros que no me pertenecían, el Mortis. E: ¿Continuó el mismo elenco?

M: Los elencos variaban, pero dos o tres actores fueron permanentes por muchos años. Esto dio por fruto un fiato notable del programa que causaba y sigue causando admiración.

E: ¿Recuerda quienes eran los auspiciadores del programa?

M: Auspiciadores fueron La Mendocina, Óptica Losada, La Polar, y varias más. Los contrataba yo mismo.

E: ¿Cómo se grababa un capítulo del Siniestro Dr. Mortis?

M: Las grabaciones por lo general comenzaban a las 9 de la mañana y terminaban a las 3 de la tarde, para grabar los cinco capítulos de la semana. Cuando estuvo el programa en Radio Yungay, al no disponer esta emisora de una sala de grabaciones, debíamos aguardar hasta las dos de la madrugada, hora en que terminaba la transmisión habitual, para comenzar nuestro trabajo. Duraba hasta las 7 de la mañana.

E: ¿Cómo es la relación con Joaquín Amichiatis?, ¿Era similar lo que hacían?

M: Buenas relaciones. Yo le escribí los primeros libretos para su programa La Tercera Oreja. El trasmitía cuentos policiales.


EL HORROR EN LA HISTORIETA


E: ¿En qué se inspiraba para escribir el Dr. Mortis?

M: En novelas, cuentos que alguien me contaba, pero el 50% de la producción total, especialmente los que se editaron en historietas y novelas, son originales.

E: ¿Por qué la mayoría de las historias están ambientadas en otros países y muy pocas ocurren en Chile?

M: En aquellos tiempos, era más atractivo que el protagonista se llamara John Smith, que Juan Pérez, por ejemplo y hería más profundamente la imaginación del oyente el hecho que se tratase el tema en un castillo medieval europeo, que en una casa de Ñuñoa o Providencia.

E: ¿En qué año comienza a salir la historieta?

M: Las historietas comienzan a editarse en 1965. De Zig-Zag me llamó la Jefa de Comics, señora Eliana Serrana, dado que el radioteatro, por esos años, ya era un boom.

E: ¿Eran los mismos guiones del radioteatro, adaptados para la historieta?

M: Algunos, otros eran guiones para historietas adaptados al radioteatro.

E: ¿Tiene algún conflicto con la editorial cuando pasa a manos del Estado para la Unidad Popular? ¿Lo censuran?

M: Hubo conflictos, debido a mentes que no debían estar en los lugares de mandosen que fueron ubicados. Pero pese a todos los esfuerzos de esas personas, no pudieron eliminar alguna de mis tres historietas, pues ellas eran el sostén económico de la Empresa Quimantú, ex Zig-Zag. Quisieron censurar Jungla por ejemplo, y enviaron a un sociólogo, hombre de gran cultura (actualmente en EEUU., trabajando muy bien), quien se percató de inmediato que esa historieta era un trabajo de investigación, consulta y apoyo de la Embajada de la India, desistiendo de meter manos en los guiones.

E: Háblenos de la relación con los dibujantes.

M: Siempre muy amigables. Mi vida privada estuvo exenta de algún tipo de reunión social fuera del trabajo. Solía invitar a mis actores de vez en cuando a algún café.


EL FIN DE MORTIS

E: ¿Por qué se termina el radioteatro El Siniestro Dr. Mortis?

M: Se debió en parte a la televisión, pues el comercio se volcó a ella, pensando que era más rentable. De todos modos, nuestro personaje estuvo en el Canal de la Universidad Católica un año (1972-1973 agosto). Pero un motivo del finish también es imputable a la poca visión comercial de los directores de las emisoras y al hecho que tuvieron que hacer fuertes economías para subsistir. Pagar un elenco de radioteatro, por pequeño que sea, estaba fuera de sus presupuestos. En cuanto a mi trabajo de contratar avisos, debí abandonarlo para no descuidar otras obligaciones, en ese momento más convenientes.

E: ¿Cree usted que con el golpe de Estado de 1973 se catapultó a los radioteatros?

M: Nada tiene que ver una cosa con la otra. Pero hay un punto interesante: el 75% de los actores de esos tiempos mostraban tendencias izquierdistas, de manera que el gobierno también los censuró, desmantelándose varios elencos (entre ellos el mío).

E: Por favor enumere las radios y los años en que estuvo el Siniestro Dr. Mortis al aire.

M: No recuerdo el nombre de todas las emisoras, pero las principales son: Radio Nacional (la del gobierno, no la de Sorrel), Minería, Portales, Cooperativa, Agricultura, Yungay, Nuevo Mundo, Pacífico, España, etc. En la que sí recuerdo que Mortis no fue transmitido es en Radio Chilena, pero cosa curiosa: hace pocos meses se transmitió sin mi autorización ni conocimiento (igual cosa hizo Portales).

E: ¿En qué radio termina el radioteatro del Dr. Mortis?

M: En radio Portales, luego de 27 años de transmisiones ininterrumpidas (1955-1982). (No tomé en cuenta los años de Punta Arenas, ni los de Comodoro Rivadavia, ni los de Trelew, ambas ciudades argentinas).

E: ¿A qué se dedica usted hoy?

M: En estos momentos transmito cuatro programas en la ciudad de Trelew (Argentina): Ritmo de Tango, Si vas para Chile, El Disc Jockey del Recuerdo y Jazz en el Tiempo. Este último es el programa más antiguo EN EL MUNDO, que se transmite casi ininterrumpidamente desde 1940 hasta hoy. Elegimos vivir en Trelew porque era una ciudad en que residía un hermano de mi esposa.

E: ¿Mantiene en Trelew el programa del Dr. Mortis?

M: Se reanudará en el mes de mayo de 2004, época invernal.

E: ¿Cómo es su vida allá? Una buena ciudad; hay trabajo para los que quieran trabajar. Por ejemplo: mi hija es argentina y Concejal de la Municipalidad y mi hijo chileno es antropólogo y Director de la Escuela de reclusos Nº 6, recién fundada, además de profesor dedos colegios. Todos trabajamos, incluso yo, con 83 años de edad recién cumplidos el 7 de septiembre de 2003.

ESCUCHALO POR RADIO CANCIONERO DE LA PATAGONIA